Sobre qué pierna bailo

 

Unos pibes inquietos empezaron el año leyendo. Entre tantos párrafos desordenados encontraron un texto curioso, arriesgado y visceral: “Contribución a la crítica de la verdad periodística”, del recientemente fallecido Claudio Uriarte.

El artículo sirvió como disparador y al mismo tiempo como hervidero de impulsos destinados a desnudar una práctica que está cada vez más lejos del ideal pretendido. El periodismo se limita a reproducir, fragmentar, descontextualizar y devaluar la realidad.

 

Reflexiones inmaduras, cruzadas a través del correo electrónico, intercambiaron subterráneas visiones sobre lo que consideramos periodismo. En estos “diálogos” virtuales había mucho palabrerío dotado de atributos periodísticos que terminaron en la papelera de reciclaje. Unas semanas después surgió la idea de crear esté “diario aperiódico” que pretende evidenciar desde la parodia lo que consideramos periodismo con sus facetas y vicios en un juego que nos permita descubrir algunas pistas sobre el presente.

La manera de llevar adelante esta parodia será elegir de manera ficticia un espacio y un tiempo distinto del nuestro para interpretar, desde allí, la actualidad. Las notas, como van a ver, tienen en la parte superior una fecha desde la que el redactor elige situarse para interpretar el hecho, espíritu de época, filmografía, discografía y todo lo que pueda decirse sobre hoy desde ayer o mañana.

La intención además de proponer un periodista y un lector más activos es disolver lo que el mercado impone como moda. El mercado le impuso a la historia su ritmo propio y el periodismo prestó su testimonio volátil, para que mañana lo de ayer ya no importe. Ya nadie quiere leer sobre Angeloz, ni la crítica de una película de los ochenta, ni sobre la “ola de secuestros” del mes pasado.

El presente también tiene implicancias, hilos que podrían desenrollarse o destinos que podrían truncarse y por eso también escribimos desde un futuro posible, a veces detestable, otros deseable. Somos lo mismo que Claudio Uriarte defenestra pero procesamos productos pasados de moda. Intentamos revalorizar el diario de ayer para decir algo sobre el diario de hoy y sus perspectivas.

La ingenuidad, deseo y espíritu de una época que intentan revelar estas notas son sólo un juego de interpretación que no tiene más intenciones veraces que lúdicas, aunque digan más de lo que manifiestan.

Esperemos que disfruten de esta lectura inútil.  Hoy creemos que sirve para algo (aunque no sepamos bien para qué). Quizás mañana nos despertemos y seamos un cascarudo cerca de una cama riéndonos de hoy y de nosotros, unos jóvenes anacrónicos.

Versión PDF de “Contribución a la crítica de la verdad periodística” de Claudio Uriarte.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: