Guárdame el sueño en el pen – (Momento Anacrónico)

27 de abril de 2068

Últimos avances de las Neurociencias

“Todos pertenecemos a todos”
Aldous Huxley

suenio_pen-300x225 Se cumple casi un siglo de aquel mayo francés. Miles de personas, principalmente artistas, se manifiestan por las calles de las ciudades más importantes del mundo con su lema “no nos quiten los sueños”.
Después de un tiempo prolongado, la comunidad científica resolvió el problema que estaba demorando todas sus investigaciones ¿cómo lo hizo? Bueno, decidió crear ratitas virtuales para sus experimentos.

En el desusado portal Youtube todavía esta dando vuelta un documental de origen francés llamado “las ratas también tienen sueños” subido en el año 2007. En este video (Parte 1Parte 2)  se describen los procesos de investigación en el campo de las neurociencias aplicadas (hasta ese momento) de manera incipiente, sólo a ratas de laboratorio.
Al final del documental, un científico se pregunta si el sueño no se convertira mañana en pesadilla. La respuesta puede que esté en otra pregunta: ¿O Dios no tenía correo electrónico o ni siquiera contaron con él y se largaron a “pro/crear”?
Si lo leído hasta aquí no es comprendido, propongo leer el siguiente articulo (*) tipeado desde mi teclado hace, aproximadamente, unos 6 meses atrás.

10/12 /2067

(*) Los (nuevos) flautistas de Hamelín

En una de mis habituales y maratónicas búsquedas retrospectivas de dibujos animados, encontré lo siguiente: “¿Qué haremos mañana por la noche Cerebro? Lo mismo que hacemos todas las noches Pinky. Tratar de conquistar al mundo…

Era cómico que dos ratitas hablaran de esa manera. Sin embargo, estos dos personajes de laboratorios Acmé, indirectamente, algo nos estaban diciendo.

“Las ratas, en su hábitat natural, se están extinguiendo” titulan los diarios y redes sociales más importantes del mundo periodístico.

La pregunta es ¿a quién le importa, realmente, que se acaben las ratas? A los científicos, por supuesto.

Las ratas (cuarenta y siete mil en todo el mundo) cada día son menos y aunque resulte extraño, al igual que los pandas, no les interesa ni quieren reproducirse. Muchos científicos dicen que el futuro de la humanidad depende de las ratas. “Los seres vivos más parecidos a las personas son las ratas. Imagínate, si a todas las pruebas, las hiciésemos directamente con seres humanos…Los ecologistas y la gente de los derechos humanos nos lincharía y,  a la larga, sería entendible su reacción”, cuenta un científico de la Universidad de Arizona. (*)

Surge la pregunta obvia. ¿Cómo es posible que entre tantos científicos, ninguno se haya dado cuenta de crear o inventar algún método para que las ratas puedan reproducirse más rápido?

Un neurocientista de la Universidad de Lübeck, Alemania, aclara: “Nosotros no podemos hacer nada. La idea es que el momento de la procreación sea algo natural. Demasiado las manipulamos genéticamente cuando son grandes. Debemos dejarlas y no forzarlas en el proceso de apareamiento ya que el exceso de la ciencia se puede pagar caro”.

Hace unos años un grupo de empresarios había llegado a la conclusión de que lo ideal era realizar un criadero de ratas y darles el cuidado necesario para que luego puedan ser comercializadas en el mercado científico. No se pudo, los grupos ecologistas (cada día más numerosos) hicieron lo imposible para frenar el negocio de los roedores.

“De pronto, muchos de estos hombres verdes nos quería explicar que, al igual que las personas, las ratas tenían sentimientos. La verdad que, con personas como estas me da miedo vivir en el mundo no científico”, manifestó un neurólogo de la Universidad de Liège, Bélgica.

Desde hace tiempo, la evolución de la humanidad esta marcada por el desarrollo científico y que estos roedores estén desapareciendo es realmente peligroso para todos. Sólo necesitamos se reproduzcan, dicen los científicos. ¿Pero cómo hacerlo?

Si, tan sólo, Dios tuviese correo electrónico.

(*) Dadas las condiciones y amenazas que afectan la integridad física de muchos científicos, hemos decidido, preservar la identidad de aquellos que prestaron sus testimonios.

(Continua nota “Guárdame el sueño…”)

La comunidad científica se reunió hace unos días en Oslo para transmitir al mundo una noticia que desde años todos sospechábamos. Nuestros sueños pueden ser vistos y analizados en vivo. Habrá clínicas, especializadas en neurociencias, equipadas con los sensores necesarios para poder observar en directo nuestros sueños. Muchos se preguntaran como es posible que podamos ver nuestros sueños en vivo. En realidad sólo los demás pueden verlos mientras nosotros, obviamente, estamos durmiendo. Podemos invitar a quien quiera acompañarnos a estas sesiones y enseñarles nuestros procesos mentales involuntarios, tan sólo por unos cuantos euros.
¿Qué pasa si yo quiero ver mis sueños en diferido? Simple, los científicos graban nuestros sueños y los guardan en pendrives.

Anuncios

Una respuesta to “Guárdame el sueño en el pen – (Momento Anacrónico)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: