Archive for the Periodismo Category

La Seguridad de Un Kamikaze – Crítica, Entrevista, Ensayo…

Posted in Periodismo on diciembre 16, 2009 by Modorra Digital

Liniers – 04/12/09 – 3:39 A.M.

“Yo quiero ver el ciento seis, yo quiero ver el ciento seis” cantan parafraseando un tema de Spinetta casi al unísono cinco o seis flacos que están en la parada esperando el maldito colectivo que no llegará hasta las 4:30. Me involucro en ese gentío y,  como jubilado por cobrar, espero ansioso, tal véz, el “último bondi a Capital”. Cuando acomodo mi culo contra la pared de la garita como para pasar un rato de mierda bien cómodo (a lo Inodoro Siestero) recuerdo un olvido; El testimonio de la gente y la puta que lo parió. La cobertura periodística del espectáculo estaba hecha pero los densos de la revista querían el testimonio de la gente “postshow”. Tengo que hacer por lo menos una entrevista. Acá hay varios flacos que fueron a ver al flaco. Algún testimonio de interés humano o de color para los tontos de la redacción voy a llevar. Mientras buscó mi gran compañero “reproductor/grabador de Mp3” avizoró a mi presa. La destaco de los demás, la filtro de la muchedumbre sucia cuan radiador. El gordito (mi victima) se saca sus auriculares, me mira y lo ataco.

Kamikaze: ¿Cómo estas maestro? Soy periodista de la revista “Kamikaze” y estaba haciendo algunas entrevistas a la gente para saber que le pareció el show del flaco. ¿Te animas a contestarme algunas preguntas?

Nicolás: Bueno, dale. Me agarras de sorpresa, pero todo bien. No se si te conviene entrevistarme. ¿No queres hacerle la entrevista a otra persona?

Kamikaze: No, ¿por qué? No te hagas drama. Son unas preguntitas simples sobre el recital. Aguanta que encuentre el mp3. ¿Fumas? ¿Queres un pucho? Acá estas hijo de puta (encuentro mi mp3 en un pequeño bolsillo). Ahora si estamos grabando. ¿Cómo era tu nombre “fiera”?

Nicolás: Nico…Nicolás.

Kamikaze: Bien, nico. ¿Decime que te pareció el show que dio el flaco con sus Bandas Eternas?

Nicolás: Una cagada (Risas)

Kamikaze: ¿Ah si?

Nicolás: Si, el tipo es tan virtuoso como tedioso. Cuando el arte de alguna persona se escabulle entre los estantes del sinsentido y el sinsentido cobra sentido como filosofía o doctrina religiosa todo se va a la mierda. Tranquilamente se puede trazar un paralelismo con las religiones. Nadie sabe muy bien que se dice o que se defiende pero se dice, se defiende y se es fiel. ¿Me explico?

Kamikaze: Más o menos, che.

Nicolás: Todo lo que acabo de decir se puede resumir en gustos musicales pero yo estoy en la misma que vos. Trabajo en la sección espectáculos del Diario “Crítica” y sería muy vulgar de mi parte decir no me gusta la música del flaco. Bueno, me mandaron a cubrir el recital de Spinetta y las Bandas Eternas. Les avise que no me gusta su música, que la crítica traería consecuencias y que me ganaría muchos enemigos. Me dijeron que mientras más polémicas genere, mejor. “te mandamos a vos a propósito bobo” me dijeron los muchachos de la redacción. Me cagué de frío desde que llegue, me mame cinco horas escuchando más de cuarenta temas de un tipo que no me gusta y ahora para peor el bondi no pasa y estoy cagado de hambre.

Kamikaze: Bien, entiendo. Pero más allá del paladar musical, el periodista (como profesional) desarrolla un juicio crítico, una verdad estética, parámetros profesionales que lo ayudan a definir condiciones periodísticas en el momento de juzgar expresiones artísticas, ¿no?

Nicolás: Si, es cierto. Pero con el flaco Spinetta tengo todas esas cuestiones, que mencionaste, totalmente establecidas.

Kamikaze: Entonces; ¿me podes hacer una síntesis de lo que te pareció el recital?

Nicolás: La primer parte del espectáculo me resulto tediosa. Ese aburrimiento fue condimentado con invitados picantes que estimularon al flaco a mover su guitarrita roja y su vocecita rosa. Pero más allá de la capacidad de espectacularidad propia de los invitados lo demás fue de poco impacto emocional y de sobreactuaciones propias de un poeta perdido en sus “laberintos borgeanos” que no se traducen  y que mueren en  ilusiones comprensivas necesarias para sus fanáticos, justificándose en una serenidad personal de llevar su culto a la inteligencia y a esa pretendida “alta cultura” a niveles estrepitosos.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         La segunda parte, con la llegada de sus verdaderas bandas eternas termino de pulir su egolatría y su reino de estética elitista. Spinetta echó algunos tronquitos. Reavivó el fuego de Almendra, Pescado Rabioso e Invisible. Bandas de cierta coherencia poética en la búsqueda de de eso que no se sabe muy bien de que se trata pero que a muchos los sensibiliza y los racionaliza forzadamente. Cómo dice un amigo de la redacción “La doctrina Spinetteana consiste en que su música puede hacerte sentir inteligente aunque no lo seas”. Para ser más preciso con lo que digo escuchen el tema por del disco  Artaud. A propósito de ese disco, solamente un intelectual ególatra podría utilizar el nombre de un poeta tan complejo como Antonin Artaud como titulo de su disco. En fin, Pescado Rabioso es un intento cuasi-oscuro de guitarras en busca de la solemnidad instrumental que se estrella constantemente con esbozos de poesía “baudeleriana” marchita. Almendra intenta inmaduramente aproximarse y atosigarse con cierta metafísica silvestre que no hace más que denunciar y evidenciar los superficiales y atolondrados intentos de ser profundos. Invisible se deja invadir por solos eternos de “virtuosos e insípidos músicos”  que creen llevar magia en sus instrumentos que se llenan de moscas al embadurnarse de miel literaria convertida en explicación mundana del movimiento, orden y desorden del mundo (y de sus astros).

Kamikaze: ¿Vas a escribir todo esto que decís?

Nicolás: No se. Capaz que sea menos radical y más equilibrado. Seguramente caeré en algunos de los siguientes lugares comunes que se leerán (te lo aseguro) mañana en muchos titulares: “Inenarrable”; “El sueño de muchos pibes”; “Espectáculo surrealista”; “Recital Épico”, “Supremo ser”, “Deidades en escena”, “Magia y Mística”, “Leyenda viva”, “El genio de genios”, “Las lagrimas recorrieron arrugas”. “Profundidad emotiva”, “Sonrisas nostálgicas”, “40 años no es nada” y otras que se me van a ocurrir cuando viaje si es que pasa el 106.

Kamikaze: Che, para cerrar ¿Qué estabas escuchando antes de que te hiciese la entrevista?

Nicolás: Prince y Dante entre otras cosas.

Kamikaze: ¿Qué Dante?

Nicolás: Spinetta

Tantas veces me mataron, tantas veces me morí…

Posted in Periodismo on noviembre 23, 2009 by Modorra Digital

En estos momentos para casi todos lo medios de comunicación Sandro se recupera de una jodida operación. Decimos casi porque resulta que para Clarín el cantante ha muerto.

Se adelantaron a los hechos y  sin querer alguien filtro un suplemento especial que se iba a publicar (en caso de epitafios) dedicado a la vida y obra del Gitano. Gracias a e-blog podemos ver acá el suplemento completo que hubiésemos leído o quien dice leamos en un futuro sobre la muerte de un hombre desactualizado en vida

Ver Post publicado aquí el 2 de octubre sobre el regreso de los muertos vivos

“Contribución a la crítica de la verdad periodística”

Posted in Periodismo on junio 3, 2009 by Modorra Digital

Les queria acercar este “manifiesto periodistico” escrito por Claudio Uriarte. Este articulo fue publicado en “La Caja”, revista dirigida por el gran escritor Tomas Abraham (http://www.tomasabraham.com.ar/)
…en fin…sólo lean
Por Claudio Uriarte

“Un demócrata de vieja cepa no pediría hoy libertad de prensa, sino libertad respecto de la prensa”.
Oswald Spengler, La Decadencia de Occidente (1922)

Los diarios, semanarios, quincenarios y demás ediciones periódicas son publicaciones que sólo deberían salir de vez en cuando. El concepto mismo de periodicidad es lo que debe ser críticamente puesto en duda, tanto más en un mundo en el que el periodismo ha adquirido la legitimidad autorreferente y tautológica de un poder que se encuentra más allá de todo cuestionamiento, y en una sociedad en la que el periodismo ha sustituido efectivamente a la metafísica, la filosofía, la ideología social, la discusión de las ideas y hasta el mismo arte. Se diría que, a medida que estas disciplinas mueren como preocupaciones sociales, el periodismo las vampiriza para capitalizar sus desechos bastardos, como una inconsistente y cambiante ciencia de híbridos que reciclara todo pensamiento para volverlo lugar común, o bien lo acepta sólo cuandom éste se había vuelto cliché. El periodismo no sólo sería colección de los fragmentos rotos del gran edificio de la historia, sino basurero de los pedazos en que se ha desmoronado toda reflexión sobre ella.

Sigue leyendo